"ARÍZAGA - AROSEMENA"




874 - "Arízaga Toral Carlos"
Doctor el 24 de Marzo de 1917
Ministro de Hacienda 1934 – 1935 – Quito – 520
Velasco Ibarra llegó al 10 de Agosto de 1935, con los siguientes Ministros, el de Hacienda Carlos Arízaga Toral.

875 - "Arízaga Machuca Rafael María"
Rafael María Arízaga: “Últimos Pensamientos de Dolores Veintimilla”. La Unión Literaria año I, Julio de 1893, N° IV.

El 16 de Mayo de 1896, Rafael M. Arízaga lanza su hoja suelta para la historia, poniendo ante los ojos del pueblo la situación política ecuatoriana. Prueba que no habrá libertad de voto en las elecciones próximas, y al declarar que se retira de la lucha, deja atizado el imperativo de la revolución en el alma conservadora. En efecto, el 23 de Mayo se intentó en Cuenca, una revuelta, sofocada tras corto tiroteo, por las guerrillas de Ullauri, seguida de la persecución y captura de muchos conservadores. A la nota de Antonio Vega, nombrado Jefe Civil y Militar a Rafael María Arízaga, como también la contestación de éste, aceptando el nombramiento. Colaborador de la “Gaceta Cuencana” 1890.

Por lo que hace a los conservadores, éstos presentan una larga lista; Don Rafael María Arízaga, don Carlos Alberto Aguirre, don Lautaro Aspiazu, etc. verdaderas ilustraciones de papel periódico.

876 - "Arízaga V. José Manuel"
Informe del Presidente del Consejo de Gualaceo – Cuenca – 1933
Informe del Presidente del Consejo de Gualaceo – Cuenca - 1934

877 - "Arízaga Manuel de J."
Tesorero Municipal de Paute – 1897
Miembro del Consejo Cantonal de Cañar – 1889
Secretario del Consejo Cantonal de Cañar – 1889 – 1894

878 - "Arízaga Manuel Hermenegildo"
Contador Mayor del Azuay – 1846

879 - "Arízaga T. Rafael Florencio"
Licenciado en Jurisprudencia – 1912
Doctor en Jurisprudencia – Junio de 1912
Nació en Cuenca
Abogado en 1913
Profesor de la Universidad de Guayaquil – 1944 – 1945 – 1946
Decano de la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales 1945 – 1946

880 - "Arízaga Antonio J."
Colaborador del periódico “El Crepúsculo” 1884, Cuenca

881 - "Arízaga Patricio"
Allí, de pronto, sin haber escuchado claramente las palabras del director y creador del conjunto, vi que de las butacas se levantó un joven de menuda figura cuya personalidad me llamó la atención (igual que a muchos de los presentes que no lo conocíamos) En el mismo instante que tomó la batuta y levantó sus manos, supimos que se trataba de un músico excepcional. El mismo conjunto pareció crecer a su mágico impulso.

¿Quién era ese “estudiante” de tan notables dotes para la música, ese jovenzuelo cuyo cuerpo todo irradiaba la música como si en verdad fuera él y nada más que él, la misma esencia de ella?

Cuando finalizó el concierto, busqué al sorprendente e “improvisado” director y lo felicité calurosa y emocionalmente “Gafee” dicen los franceses. ¡Imperdonable equivocación!…

Se trataba del maestro y director auxiliar de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, el avezado músico, profesor Patricio Arízaga Villacís, hijo de Claudio y de una mujer que es música, y contribuyó con su paciente enseñanza a dar los primeros manotazos al piano, a ese niño aún, que es nato de la música para la música. Patricio nació en Quito en 1964. Inició sus estudios musicales con su madre, luego en el Centro de Difusión Musical y ya a la edad de catorce años ingresó como segundo coro a la Orquesta Sinfónica 
Nacional.

Quienes lo vieron entonces se maravillaron de su personalidad y responsabilidad. “Es como Jesús entre los doctores”, comentó alguna vez en aquellos días una escritora que ama la música.

Y, cómicamente, en el concierto que brindó en el teatro del Centro Cívico de Guayaquil, con la participación de su hermana Eugenia (que merece capítulo aparte) puede escuchar a un hombre del pueblo, que luego de comendarle yo, la edad y personalidad del joven director, acotó en su sencillez: “Este sí que es un músico de nación” (por nacimiento)

Inició Patricio los estudios de dirección orquestal con su padre, el maestro Claudio Arízaga, gran compositor, director y pianista.

Patricio “el niño prodigio”, a lo largo de su carrera estudiantil creó y fundó varias agrupaciones musicales, como la Orquesta  de Cámara de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, el Quinteto de Vientos del CDM, la Orquesta de Cámara de Bach.

En el año 1983 es nombrado profesor de materias teóricas de la escuela de Música de la Orquesta Sinfónica Nacional. ¡Tenía solamente diez y nueve años!

En reconocimiento a su amplia y eficaz labor cultural, la Agencia Internacional para el Desarrollo del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica (USAID), le otorgó una beca para continuar altos estudios musicales de dirección orquestal en la afamada escuela de Música de Indiana University, bajo la guía del afamado maestro Robert Porco.

Patricio Arízaga ha participado activamente en los cursos de dirección de orquesta organizados por la “American Symphony Orchestra League”; con los connotados Lorín Maazel, Maurice Abravanel, Gunther Herbig y Gustav Meier.

En Julio de 1990 fue invitado a participar ya como director asociado en el décimo aniversario del “Conductors Institute”, en la Universidad de Carolina del Sur, bajo la guía de Harold Faberman, Daniel Lewis y el no menos famoso Ronald Portnoy.

Posteriormente ha tenido la oportunidad de dirigir la “Pittsburgh Youth Symphony Orchestra”, La Michigan University Symphony Orchesta y la “University of South Carolina Symphony Orchestra”

Fue el maestro Michael Samson, quien lo recomendó efusivamente a la fundación Orquesta Sinfónica de Guayaquil, para que lo contrataran como director auxiliar o alterno, para nuestra orquesta local, que, bajo su acertada batuta parece cobrar magia por la exquisitez que logra en su notable conducción.

Ojalá que el joven y excelente conductor, continúe pero como director titular; su capacidad lo impone. Y ojalá también que la acción permanente y eficaz de Evelina Cucalón de Fougueres, logre que se contrate más músicos para hacer de nuestra orquesta local, una verdadera sinfónica.

Ya tenemos un notable e incansable conductor ecuatoriano, que debe constituir orgullo para nuestra cultura.
Y todo el apoyo tal como se hizo en la última oportunidad en el teatro del Centro Cívico, para que siquiera un vez al mes, se presentan conciertos didácticos es decir que antes de las piezas que interprete la orquesta, una voz culta y agradable, enseñe al público, de que se trata, características de los autores y significado de la piezas clásicas. Hay que educar al pueblo que sí responde. La prueba fue el lleno casi total de un público atento, receptivo y variopinto que aclamó a Patricio, a su virtuosa hermana, maestra del Píccolo. Y a la Orquesta toda que ha logrado al fin, dignidad y respeto. El cambio comenzó con Tarris, subió a la maestría con Samson y ahora está en la blancas, aladas manos magistrales de éste singular “Niño prodigio”, que continúa estudiando, ensayando, haciendo que nos sintamos dichosos los Guayaquileños y afincados en esta gran ciudad, de contar con una Orquesta que todavía no es sinfónica pero…va camino de serlo pues está en excelentes manos. Las privilegiadas manos del joven conductor Patricio Arízaga. “Músico de nación”…

882 - "Arjona Silva Rafael"
A pedido del Municipio, la Facultad de Medicina encargó a los Profesores doctores José Darío Echeverría y Rafael Arjona Silva la publicación de una Cartilla para distribución popular, con las indicaciones para hacer conocer las características y manera de combatir la epidemia, que los profesores designados presentaron el 5 de Mayo con el título de Indicaciones Higiénicas Generales para las epidemias de dengue, gripe y coqueluche  y tratamiento curativo para las gentes menesterosas afectadas de dichas enfermedades. Comprende la cartilla cuatro párrafos redactados con claridad y buen juicio.

883 - "Armendáriz Alonso de"
Mercedario del siglo XVI. Nació en esta ciudad de Quito: misionero célebre predicó el Evangelio en varios pueblos de la costa fue Doctrinero de Manta, y quitó a los Indios el ídolo principal que tenían escondido; por sus virtudes fue elegido Obispo de una diócesis de México.

884 - "Armero Antonio"
En los bajos  del hospital de Guayaquil tiendas ocupadas por Antonio Armero – 1820

885 - "Armero"
En Lima se le recibió muy bien por el partido aristocrático, a que pertenecía Echenique, y luego se ligó con el Ministro Osma, enemigo acérrimo de la República y de la Independencia Americana. Verdadero monarquista soñaba siempre con las cruces y cordones. A más de contar con el apoyo del Gobierno y parte de la aristocracia del Perú fue recibido con mayor entusiasmo por haber sido sus antiguos partidarios. Como más notables entre ellos figuraban los señores Armero, Ibáñez Cortes y Espantoso.

886 - "Armero José Doroteo"
El “puerto” de El Pailón o San Lorenzo fue habilitado en 1839 bajo las más extrañas circunstancias. Nos refiere el doctor Pedro José Huerta que un fulano llamado José Doroteo Armero promovió la “Compañía Ecuatoriana” que tenía por objeto la apertura del malhadado camino de Malbuche  y el establecimiento del Puerto de San Lorenzo.

Interesó a algunos influyentes personajes que participaron en la empresa entre ellos nada menos que el Presidente Flores. Con tan poderoso socio, Armero pronto obtuvo del Congreso de 1829 una ley que concedía los más inverosímiles privilegios a la importación por San Lorenzo. El General Flores no tardó en aprobarla (el 16 de Marzo de ese año).

Durante 3 años la importación y exportación a través de aquel puerto quedaba total y absolutamente liberada de impuestos de toda clase, color calidad. Pasado estos 3 años, por otros 5 más, los impuestos de aduana estarían reducidos a sólo la mitad de los que se cobrase en Guayaquil; pero ni aun esta mitad era para el Gobierno, pues debía compartirla, en partes iguales, con la privilegiada empresa. Para fomentar la colonización del área vecina al puerto de San Lorenzo y al camino de Malbuche, los colones quedaban liberados de impuestos por 15 años.

La concesión fue otorgada por considerar “que dicha compañía tiene ya tan adelantada la apertura del citado camino…”, pero la verdad es que solo tenía adelantado la explotación del monstruoso privilegio…tan pronto se expidió la ley, se inició el contrabando legalizado, en gran escala.

El comercio Guayaquileño sufrió, como siempre, las consecuencias de estas nefasta concesión. Vicente Rocafuerte que había aceptado tomar unas acciones porque ostensiblemente se trataba de una empresa de colonización, se decepcionó tremendamente ante la magnitud de las ventajas que se le otorgaba y pidió la derogatoria de la ley o por lo menos que se acondicionara la liberación de derechos a la previa habilitación física del puerto y del camino.

887 - "Armijo Alonso"
Fue varón docto, religiosísimo y apostólico predicador, sumamente pobre, y celosísimo de la honra de Dios. Fue designado para las misiones del Portugal y fundó conventos en el Pará y Marañón, en las costas del Brasil. Le sepultó el río de las Amazonas, yendo a descubrir tierras de Gentiles para predicarles el Santo Evangelio.

888 - "Armin Victor Hno."
Un joven superior que visita en el lejano Montreal las obras Lasallanas de Norte América, recibe orden del Hermano Irlide, Superior General, de trasladarse al Ecuador. Se trata del Hno. Armin Victor a quien se le confía facultades extraordinarias para arreglar los conflictos y problemas; con indicaciones precisas en caso de expulsión de los Hermanos del territorio.

El 5 de Abril de 1877 llega el viajero a Guayaquil. Establece un consejo del Distrito para asesorar al Hermano Visitador Provincial de las actividades de su cargo. Solamente después de haber consolidado las comunidades del Ecuador e infundido nuevos alientos en sus miembros, el Delegado de Paris, se dirige a Chile. En esta nación, la obra Lasallana se ha iniciado con buenos auspicios, con la ayuda del Ecuador. De regreso en el mes de Agosto, saluda en Guayaquil al recién llegado Hermano Aulin Bento, que sustituirá al malogrado Hermano José, en el cargo de visitador.

889 - "Arnao Juan Hipólito"
Escribano de Guayaquil, en 1731 a 1752

890 - "Arosemena Merino Eduardo M."
Banco Territorial 6 de Octubre de 1886
Los estatutos se publicaron en El Nacional del 9 de Diciembre de 1886, por ellos se conoce la lista de accionistas, que incluía a connotados comerciantes y banqueros, principalmente vinculados con el Banco del Ecuador.

El 2 de Marzo de 1891 salió el boletín de la Cámara de Comercio de Guayaquil. En ese primer número, publicó el acta de la Junta General del 27 de Enero de 1891, en la que se eligió Directorio para ese año; favoreciendo la mayoría de votos a los Sres. Eduardo M. Arosemena.

891 - "Arosemena Arcadio"
Presidió la sesión don Antonio Madinyá y actuó de secretario don Lisímaco Guzmán. Resultaron elegidos directores principales el doctor Luciano Jaramillo, Carlos Stagg, David López, Pedro Pablo Gómez y Homero Morla y suplentes, Rodrigo Arrarte, Lizardo García, Enrique Rohde, doctor Agustín Coronel M. y Adolfo Klinger, Presidente, como era de esperarse, fue designado Arosemena. Los nombramientos de Gerente, Tenedor de Libros y Cajero, recayeron en las personas de Adolfo Hidalgo, con S/.200 mensuales de sueldo, Arcadio Arosemena, con S/.100 mensuales; todos tres debían percibir sus sueldos desde esa fecha, pues debían preparar la apertura del banco al menor plazo posible. Para subvenir a los gastos preliminares, los accionistas debían entregar de inmediato el 2% de los valores suscritos.

La escritura de constitución se firmaría el 21 Diciembre de aquel mismo año, ante el escribano Santiago Vallejo, y ya con el nombre definitivo de Banco Territorial, dos días más tarde se hacía otro llamado del 23% de las suscripciones. Cúpole recibir el primer préstamo de la flamante institución al señor Francisco E. Quezaba el 24 de Enero del 87, fue por S/.1.600, con cédulas hipotecarias del 7%. El segundo préstamo, esta vez por S/.2.000, se lo otorgó a la señora Josefa García, días más tarde. Para Marzo del 87 el banco anunciaba que hacía préstamos en cédulas del 7%, préstamos que eran pagaderos en 22 años, mediante anualidades de…

892 - "Arosemena Barrera Eduardo Manuel"
Dentro de la misma firma, se había opuesto a la creación del banco el socio Eduardo M. Arosemena, consiente de que una institución de esta clase de circulación  y descuento, no podía formarse simplemente con  buenos propósitos, sino con un fuerte capital líquido, de que carecía “Planas, Pérez y Obarrio”. Pero fue la oposición de don Clemente Ballén más decisiva aún. Y esta división interna daría a que la firma se declarase en liquidación a partir del 1° de Enero de 1870. Liquidador de ella fue nombrado Arosemena – quien más tarde manejaría el Banco del Ecuador en su época de oro. Continuarían operando, por un lado Planas y Cia y por otro G. Obarrio & Cia. en Guayaquil (con Manuel Pérez y Gabriel Obarrio de socios) y M. Pérez & Obarrio en New York. Todos los nombrados, dicho sea de paso, eran Colombianos, como lo era don Clímaco Gómez Valdez, más tarde Gerente del Banco de Crédito Hipotecario.

Eduardo M. Arosemena había nacido en Panamá, hacía en 1825. Formaba parte de un numeroso grupo de colombianos que dominaba la Banca Guayaquileña en el siglo pasado. Arosemena fue, sin lugar a dudas, la figura más descollante entre ellos y su larga gestión en el Banco del Ecuador es un hito señero en la historia de la Banca Ecuatoriana.

Con la renuncia de González y el nombramiento de Carlos Alberto Aguirre, a fines de 1875, podemos decir que nace en plenitud la época de Arosemena que se inicia con un radical cambio en la política operativa del banco.

El Banco Nacional fundado el 27 de Enero de 1871 salió elegido el siguiente Directorio:
Presidente: José María Caamaño Arteta
Vicepresidente: José Moreira
Secretario: Raimundo Icaza Ordoñez
Directores: Crisanto Medina, Juan de Dios Zuloaga, José Vivero, Agustín Coronel y Eduardo M. Arosemena.
Suplentes: Juan M. Icaza, José Vélez, Miguel Juanola, Antonio Madinyá
Gerente: Manuel Narciso Mármol
Banco del Ecuador 1873
Presidente del Consejo de Administración: M.M. de Luzarraga
Vicepresidente: Miguel S. Seminario
Gerentes en Guayaquil – E.M. Arosemena y C.A. Aguirre
Gerentes en Quito: Miguel Andrade Vargas y Manuel Palacios
Gerentes en Cuenca: Mariano Cueva y Francisco J. Moscoso
La casa Luzarraga, principal accionista del Banco del Ecuador y Miguel Suárez Seminario otro influyente socio (la primera tenía 22 acciones mayores y el segundo 3, de un total de 60, presentaron la candidatura de don Adolfo Hidalgo, apoderado de Planas y Cia). Firma formada por uno de los socios de Planas, Pérez y Obarrio, que estaba entonces en liquidación. El liquidador de ésta, Arosemena era el otro candidato.
Accionista del Banco del Ecuador en 1885. José María Aragundi 1 acción, E.M. Arosemena 3, Manuel Baluarde 1, Ana Bonin de Puig 1, J.M. Butler 1, Luis Costa 1, Duran & Cia. 1, E.W. Garbe 1, P.P. García Moreno 1, José Guillamet 1, Luciano Jaramillo 1, Miguel Juanola 1, López Hnos. 1, Antonio Madinyá 1, José Marta 1, Gregorio Mascaron 1, N. Moreno y Cia 1, L. Sánchez Quintana 2, E. Seminario 1, Seminario Hnos. 2, Bartolomé Vignolo 1, Martín Avilés 1, Isidro Icaza 1, quedando 3 en poder del banco. El aumento de Capital se completaba con 400 acciones al portador de 5000 pesos cada una.
La política restrictiva de Arosemena afectó a los propios accionistas de la institución. Tras alcanzar una utilidad de S/. 693.000 en 1907, el banco perdería lentamente en rentabilidad en los años subsiguientes, hasta 1915.

En 1916 la caída fue brusca, pues bajó a S/. 452.000; en 1917 la utilidad sería de solo S/.412.000 y en 1918 se llegaría al nadir: S/.32.000. Pero dos años más tarde se rompería el record anterior de utilidades, para alcanzar la cifra de S/.718.000. Siendo aquella política a nuestro juicio, factor decisivo en su ulteriro anquilosamiento y eventual cierre, vale la pena.

893 - "Arosemena Gómez Otto"
Nació en Guayaquil, el 19 de Julio de 1925. Fueron sus padres el Dr. Luis Alberto Arosemena Tola y su madre la señora Mercedes Gómez de Arosemena.

Su primera educación la recibió en la escuela San José de Guayaquil, regentada por los hermanos cristianos. La enseñanza media la realizó en el colegio salesiano Cristóbal Colón. Se especializó en el colegio Vicente Rocafuerte en Ciencias Filosóficas – Sociales.

En la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil obtuvo el Grado de Licenciado en Ciencias Sociales, en 1952 y posteriormente en 1955 rinde el grado de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de los Tribunales de Justicia.

Ejerció el cargo de Profesor de historia en los colegios Vicente Rocafuerte y Cristóbal Colón y de Geografía Política en el Liceo América. En la Universidad de Guayaquil fue profesor de Ciencias de Hacienda. En la Universidad Católica tuvo a cargo la cátedra de Código Civil.

En 1954 y en 1956 fue elegido Diputado por la provincia del Guayas. En 1957 fue designado Presidente de la Cámara de Diputados y de acuerdo con las leyes de la República asumió la Vicepresidencia del Estado, por ausencia del titular, el 27 de Abril de 1958.

En 1960 fue Senador por el Comercio de la Costa; y en Octubre del mismo año recorrió por encargo del Congreso, en misión cultural, varios países de América del sur.

Fue nombrado Vicepresidente de la Honorable Cámara del Senado siendo reconocido y ratificado por el Segundo Congreso Extraordinario, reunido en Diciembre de 1961.

El Dr. Otto Arosemena fue elegido Presidente Interino, el 17 de noviembre de 1966 al haber obtenido 40 votos contra 35 del Dr. Raúl Clemente Huerta.

Su Gobierno tuvo fuerte oposición: hubo paros, huelgas, bloqueos de carreteras, etc. pero el más grave problema fue la pobre situación fiscal, que supo enfrentar realizando una política que la denominó “del diálogo”, la que consistía en escuchar las necesidades directas del pueblo.

Se hizo merecedor a numerosas condecoraciones. Entre ellas, la Orden al Mérito del Ecuador, la Gran Cruz de la Legión de Honor de Francia, la de las Nubes Propicias de China Nacionalista, el Gran Collar al Mérito de Chile.

La Máxima Condecoración de la Gran Cruz de la Orden de San Lorenzo y de la Legión de los Cóndores, otorgada por la Fuerza Aérea Ecuatoriana.

El 19 de Diciembre de 1967 siendo presidente de la República autorizó el funcionamiento del Primer Curso del Ciclo Básico del colegio de señoritas Otto Arosemena Gómez, plantel municipal, el que fue nacionalizado el 30 de Enero de 1969 por el Dr. Velasco Ibarra.

Estuvo casado con la distinguida dama Lucila Santos, con quien procreó tres hijos. Murió, en Salinas el 20 de Abril de 1984.

Estaban divididas así: Alianza Popular, que agrupaba a conservadores y socialcristianos; centro izquierda, con liberales, socialistas y cefepistas. Un grupo independiente de la costa, con Otto Arosemena (y dos diputados más del CID), los hermanos León y Agustín Febres Cordero, Enrique Ponce Luque, Julio Plaza Ledesma; otro, independiente, con Francisco Salvador Moral y José Castillo Luzuriaga, entre otros.
- El asunto comenzó con la elección de directivos de la Junta Preparatoria, eh…

- Sí. Hubo dos candidatos principales: el doctor Andrés F. Córdova por centro – izquierda y el coronel Julio Armijos por centro – derecha.

- Ganó Córdova si mal no recuerdo…
- Así fue. Pero hay que hacer constar que el grupo de los legisladores de la Costa, con Otto, claro, plegó a Córdova. El triunfo de centro – izquierda determinó la renuncia del doctor Camilo Ponce Enríquez a su postulación presidencial.

- Se dijo que fue una maniobra de Otto y los suyos…
- (Una sonrisa muy ancha del doctor Benjamín Terán Varea antes de la respuesta). No quiero decir “maniobra” pero pienso que fue un momento especial de la estrategia del doctor Otto Arosemena.

- ¿Esperaba Otto ser candidato de centro - izquierda?
Creo que sí, candidato a presidir la Asamblea o a presidir el país. Pero el sector de centro – izquierda, con gran incomprensión política, prescindió del doctor Otto Arosemena Gómez para las dos dignidades. Postuló a Raúl Clemente Huerta para la presidencia y a Andrés F. Córdova para la Asamblea. Perdió todo…
- Otto Arosemena abandonó la reunión…

- Así es. Otto, los hermanos Febres Cordero, Ponce Luque abandonaron la reunión de centro – izquierda. Cuando supo esto el bloque de centro – derecha, los llamó para conversar e hizo la propuesta…
- ¿Cuál? Ya me imagino

- Otto para presidente del Ecuador y Gonzalo Cordero Crespo para presidente de la Asamblea. Lo cual fue muy bien aceptado y de inmediato, pero con un pequeño gran problema. No contaban con la mayoría requerida.

- Se movió Arosemena Gómez, ¿Verdad?
- Sí. La consolidación de la mayoría se debió a la capacidad negociadora y a la habilidad extraordinaria del doctor Arosemena.

- Se dijo mucho que el doctor Arosemena dirigió las acciones desde su oficina, con la chequera en la mano.
- Es la calumnia más grande. Al doctor Arosemena Gómez no le costó un solo centavo ser elegido presidente de la República, aparte de varios actos sociales que, con su acostumbrada generosidad, si fueron financiados por él.

- ¿Cuáles fueron los últimos y decisivos votos?
Fueron de los doctores Francisco Salvador Moral y Julio Plaza Ledesma. Con el doctor José Castillo Luzuriaga también hubo contactos pero solo aceptó que se abstenga. Creo que terminó votando por el doctor Carlos Julio Arosemena. Los diputados de Arne – Jorge Crespo Toral y Abraham Romero – dieron su voto por el licenciado Jaime Acosta Velasco. Doña Isabel Robalino voto en blanco.
- Otto salió del recinto para posibilitar su elección…

- Así fue. Si se quedaba no era presidente. Mi hermano José Gabriel y Aurelio Dávila Cajas llevaban con matemáticas precisión los votos. Al quedarse, Otto tenía que votar por su rival (Raúl Clemente Huerta). Con su presencia, los diputados hubieran sumado 79. La mitad más uno, 40 y medio votos. Gran chivo.

- ¿La votación fue…?
Por Arosemena Gómez 40, por Huerta 35, tres votos más. Total 78
- Y usted ministro de Gobierno
- Otto fue elegido a las 9 de la noche. A las 9 y 30 subió a la oficina y allí me pidió que le acompañara como ministro de Gobierno

El expresidente Constitucional de la República Dr. Otto Arosemena Gómez, falleció anoche. Balneario de Salinas a los 59 años de edad, víctima de un ataque cardiaco. El doctor tuvo una destacada actuación en la vida política nacional y ocupó la Presidencia de la República por designación de la última Asamblea Nacional Constituyente reunida a partir del 16 de Noviembre de 1966, habiendo desempeñado la primera magistratura del país hasta el 30 de Agosto de 1968, en que comenzó la quinta administración del Dr. José María Velasco Ibarra. El Dr. Otto Arosemena Gómez fue Diputado por la Provincia del Guayas, en 1952 por votación popular durante los comicios de 1956 fue jefe de la campaña presidencial del Dr. Raúl Clemente Huerta. Militó en el Partido Liberal Radical durante muchos años y posteriormente fundó coalición Institucionalista Demócrata CID, partido que lo llevó a la presidencia de 1966. Durante la cuarta administración del Dr. José María Velasco Ibarra fue senador de la República por el Comercio y posteriormente Presidente de la Junta Monetaria. En la Dictadura presidida por el CPNV. Ramón Castro Jijón formó parte del Frente Constitucionalista que luchó contra aquel régimen de facto hasta lograr el Gobierno civil de Clemente Yerovi Indaburo a quien reemplazó por mandato de la Asamblea Constituyente. Durante la cuarta administración del Dr. José María Velasco Ibarra fue senador de la República por el Comercio y posteriormente Presidente de la Junta Monetaria. En la dictadura presidida por el CPNV Castro Jijón formó parte del Frente Constitucionalista que luchó contra aquel régimen de facto hasta lograr el Gobierno civil de Clemente Yerovi Indaburo a quien reemplazó por mandato de la Asamblea Constituyente. Durante su Gobierno de 22 meses puso en práctica su programa “Una Escuela por día” y comenzó la exploración petrolera en Lago Agrio, firmando también el contrato para la construcción del Puente Rafael Mendoza Avilés. En el mismo año concurrió con notable éxito a la conferencia Interamericana de Punta del Este, en Uruguay. Después de los largos años de dictadura, el Expresidente Arosemena Gómez volvió a la vida política y fue elegido representante Nacional, función que desempeñaba hasta la presente fecha. En su vida privada, desde muy joven se desempeñó como Agente de seguros y posteriormente ocupó la Gerencia General y luego la Presidencia de la Compañía Ecuatoriana de Seguros hasta el día de su fallecimiento. Fue también presidente de la Asociación de Compañías de Seguro. Estuvo casado con la distinguida dama Manabita. Lila Santos de Arosemena con quien procreó a sus hijos Fabiola, Otto y María Auxiliadora, todos mayores de edad.

Fue hijo del Dr. Luis Arosemena Tola, y de la Señora Mercedes Gómez Santisteban, ambos fallecidos, sobrino del presidente Constitucional Carlos Julio Arosemena Tola, también fallecido y primo del expresidente Constitucional y legislador Carlos Julio Arosemena Monroy.

Fueron sus hermanos Luis Alberto Arosemena Gómez, Carlos Arosemena Gómez  y Eduardo Arosemena Gómez, todos desaparecidos. El Dr. Otto Arosemena Gómez mereció la Estrella de Octubre en el año de 1981 la que le fue entregada por el entonces Alcalde de Guayaquil Ab. Bolívar Cali Bajaña.

La primera vez que vine al Congreso fue en 1954, cuando me candidatizó la Federación de Barrios Suburbanos de Guayaquil. Concurrí, también en el 55. Volví a ser elegido en 1956, por la provincia del Guayas nuevamente. Y en 1957, fui elegido Presidente de la cámara de Diputados. No concurrí a los Congresos del 58 – 59; pero regresé al del 1960, en calidad de Senador por el Comercio de la Costa. Hubo varios Congresos Extraordinarios, siendo elegido Vicepresidente de la Cámara del Senado. Yerovi, inmediatamente, convocó a la Asamblea Nacional en el año de 1966, mi partido me candidatizó y fui elegido miembro de dicha Asamblea que fue la que me eligió a su vez, Presidente de la República.

Dr. Otto Arosemena Gómez, presidente Constitucional Interino desde Noviembre de 1966 hasta Mayo de 1967 y desde esta fecha hasta el 30 de Agosto de 1968, Presidente Constitucional.

Encargado del Poder en 1966 Noviembre 16 – 31 Agosto de 1968, Dr. Otto Arosemena Gómez, encargado por el Congreso.

894 - "Arosemena Monroy Carlos"
A pesar del tiempo transcurrido esto es cerca de tres lustros, el doctor Carlos Julio Arosemena Monroy, así como su Gobierno, siguen generando una serie de inquietudes entre historiadores, censistas sociales, politólogos. La razón, que durante su ejercicio en la presidencia de la República, asumió un discurso y una actitud política claramente democrática y anti-imperialista, lo que le granjeó la animadversión de los sectores derechistas de la sociedad Ecuatoriana; Arosemena se ganó, de esta manera, la simpatía de los sectores populares y la izquierda que vieron en él a un hombre que encarnaba reivindicaciones sociales y políticas tan necesitadas en el país. Su actitud digna de negarse a romper relaciones diplomáticas con Cuba, de rechazar una carta del presidente Kennedy, de darle un sesgo popular a su gobierno, de no reprimir a ningún sector social del país condenaron a su Gobierno a ser derrocado por órdenes del imperio; quienes cumplieron este mandato, una junta militar, hoy han sido, sancionados por la historia.

De gran cultura, lector a “tiempo completo”, “es el único vicio practicando”, ha señalado; su biblioteca, que conforman miles de volúmenes, señalan al político culto, tal vez uno de los casos raros en la vida del país. Abogado, orador fogoso y cáustico, ha decidido no retirarse de la vida pública.

Estas cartas que publicamos, son una pequeña muestra del pensamiento democrático de quien ha entendido la política como una forma de servicio a la sociedad.

Quito, 1 de Enero de 1964
Señores doctor Miguel Morán Lucio
Doctor José Vicente Ortuño y
Mario Ramadán
Distinguidos señores:

Tuvisteis la gentileza en las primeras horas del 1 de Enero del año que decurre, de entregarme a nombre vuestro y de otros prestantes compatriotas, un sencillo pergamino honrado con vuestras firmas, en el que se ha dibujado mi rostro e inscrito a su pie un noble pensamiento del estoico filósofo de Córdoba: “Conocerás en la borrasca al piloto y en el combate al soldado”.

Os agradecí efusivamente y os rogué ser los portadores de mis sentimientos de gratitud a las bondadosas personas  que han firmado el documento y que estaban ausentes.

Al renovar mis gracias, ratifícome en lo que os expresé en ese amanecer muy grato para mí:
Mi antigua decisión de intervenir en la vida pública Ecuatoriana se ha robustecido, e intervendré hasta el fin de mis días.  Me impulsa a ello una vocación de servicio – indiscutible en mi familia – servir por la satisfacción de servir y no como medio de enriquecimiento; y la firme convicción de que mi Gobierno realizó una beneficiosa y patriótica labor, efectiva e intensa, extraordinaria si se quiere, considerando las difíciles circunstancias que la rodearon.

Fui celoso defensor de la Soberanía Nacional, respetuoso de la condición humana y preocupado de la educación popular.

Afirmo que la acción de la Administración que presidí, fue rica y variada. Se dictaron leyes básicas: código fiscal, Ley de Impuesto a la Renta y Ley de Impuesto a las Herencias, Legados, Donaciones, etc. Con la promulgación de la nueva Ley de Banco de Fomento, los productores, agricultores, ganaderos e industriales.
Se estimuló el esfuerzo privado, autorizando la creación de la Universidad católica y de otra laica en Guayaquil y de la Universidad Libre de Quito, clausuradas las dos últimas por la dictadura, aduciendo risibles propósitos. A numerosos colegios, Mejía, 24 de Mayo, Juan Montalvo de Quito, Vicente Rocafuerte, Aguirre Abad,  Dolores de Sucre de Guayaquil, Velasco Ibarra de Milagro, Juan Bautista Aguirre de Daule, Váscones Cuvi de Latacunga, Mariano Benites de Pelileo, Benjamín Araujo de Patate, Normal Rural de Baños, Jorge  Álvarez de Píllaro y Bolívar de Ambato; se le asignó rentas propias. La construcción de escuelas no decayó un instante y las nuevas cátedras fueron distribuidas con criterio nacional, lo que favoreció a provincias que habían sido preteridas, como Manabí.

Mucho me preocupó la suerte de las varias Provincias del Ecuador. Sin que legalmente me fuera dable resolver el problema de sus linderos, conseguí aliviar las inevitables tensiones. No hubo para mi provincias preferidas. Todas, ante el altar de la Patria, fueron iguales en la angustia, el trabajo y la esperanza. Me enfrenté a la bancarrota de los Consejos Provinciales y los Consejos Cantonales. Sin excepción, los ayudé. A la Municipalidad de Guayaquil y  a la de Pangua. A las de Cuenca y Riobamba. A los Municipios de Urbina Jado y Chone. A los de Tulcán, Espejo y Montúfar. A los Consejos Provinciales de Bolívar y Chimborazo. Las necesidades urbanas de Esmeraldas fueron atendidas. Y las provinciales de Loja y El Oro. Gran impulso recibió la vialidad oriental, actualmente descuidada. Manabí fue objeto de mis desvelos. Se creó el Centro de Recuperación, dotándolo de suficientes fondos para garantizar su presente y futuro. Se constituyó  la Autoridad Portuaria para Bahía.

Las entidades autónomas y sus fondos fueron sagrados: El Municipio, el Seguro Social, la Universidad, el Comité de Vialidad y la Comisión de Tránsito de la Provincia del Guayas y la Junta de Agua Potable de Guayaquil.

No es ni puede ser objeto de esta carta la enumeración de los actos trascendentales de mi Gobierno. Más, si he citado alguno, forzoso será recordar que promulgué un decreto reformatorio de la ley de Inquilinato, rebajando el precio del arrendamiento, y otro concediendo a los trabajadores un décimo tercer sueldo al año, lo que evidencia mi resolución de servir a los sectores sociales económicamente más débiles.

No trato tampoco mediante ésta de defender mi labor de Gobernante. Tiempo y ocasión sobrarán si fuere menester. El pueblo conoce a quien quiso servirlo y lo sirvió con pasión y desinterés. El pueblo no es el tonto que se imagina tanta carroña política que actualmente flota.

Goberné con la ley. No discuto si la Constitución de 1947 es buena o mala. En el peor de los casos es mejor que la “Teoría de Gobierno de la Junta Militar”. Pero juré gobernar ceñido a la constitución de 1947 había arriesgado mi vida por su vigencia y cumplí mi juramento. Respeté a los poderes del Estado. Toleré a la oposición.

La obra del Gobierno que presidí quedó trunca por la traición del 11 de Julio de 1963, hija sacrílega de la oligarquía nacional y la imposición extranjera. No importa. La continuaremos. Pienso, como en el mensaje que dirigí a la ciudadanía en la víspera del nuevo año de 1963, que no estoy solo. No he sentido la soledad en el poder ni fuera de él. Me acompañan vuestro gesto y militares de Ecuatorianos que me han expresado su solidaridad.

Amigo y servidor
Carlos Julio Arosemena
Guayaquil, 3 de Julio de 1965
Señor don Jorge Pérez Concha
Director del diario “La Razón”
Ciudad

Distinguido señor Director y amigo:
Usted es el reputado y valiente Director de un diario que se funda durante el imperio de la dictadura para luchar por la verdad y la libertad, entre otros valores. Yo soy el Presidente Constitucional que fiel a su juramento y a su conciencia, respetó, sin restricción o condición alguna, a la Prensa; y que soportó, con insoportable calma, los embates de plumarios, convencido de que éstos son el estiércol que abona el árbol de la libertad de prensa. Esta para mi feliz coincidencia, me inviste el derecho de pedir el derecho de pedir a usted que publique en su diario la presente carta, cuya finalidad de inmediato fijo.

En los estertores de la agonía, la dictadura esta madrugada ha allanado mi casa en forma brutal. No me quejo por ello. Ni siquiera me molesto por los robos que hayan cometido, pues ya me robaron disciplinadamente en el Palacio de Gobierno el 11 de Julio de 1963.

Pero no es la queja ni la sorpresa lo que me lleva a escribir a usted. Simplemente quiero, por su muy digno intermedio, protestar formalmente ante la República, de que, en comunidad de ideales y castigaremos a los autores de la desventura nacional. Si fuere necesario sembraremos corazones de chatarreros para ver qué fruto dan corazones de traidores. No ejerceremos venganza, sino que practicaremos justicia. El Ecuador está ansioso de justicia. Aseguro a usted que doblegaremos a la dictadura porque si ésta alardea del uso circunstancial de la fuerza, nosotros esgrimimos nuestra pujanza y el Derecho que nos asiste.

El país, señor Director, está en proceso de liquidación en el orden social, económico y político.
El terror campea por doquier. No me refiero a esas bullangas que siempre se dan en las comunidades jóvenes y no amordazadas, sino a ese verdadero terror que practican los chatarreros disfrazados de pesquisas a los rateros jubilados con sueldos de pesquisa. Se ha torturado y vejado. Un hombre, insisto que un hombre, un ser humano, fue tirado casa abajo, estando vivo, por un sádico que en la Alemania nazista hubiera sido castigo de acuerdo con las leyes de Nuremberg y en la Cuba revolucionaria hubiera sido fusilado. Aquí, fue ascendido.

La economía vive horas de angustia. Diga lo que diga la dictadura, el 11 de Julio de 1963 dejé un país con una economía floreciente. Los negocios se  multiplicaban. La reserva monetaria se recuperó milagrosamente, porque milagros realiza una política serena y atinada.

En virtud de una altiva política de comercio exterior y un pulcro manejo de fondos de los organismos correspondientes, la exportación del banano aumentó su volumen notablemente aumento que no cesó jamás durante mi administración. El costo de vida bajó. La moneda se estabilizó desde mi gobierno. Lo anterior lo digo yo, pero también lo han dicho técnicos eminentes y lo dicen las mismas estadísticas que han sido publicadas por paniaguados de la dictadura. En cuanto terminó el benéfico empuje que dimos a la economía y que favoreció a la dictadura, se presentó la hecatombe.

La dictadura ha sembrado el odio y el caos. Lanza a una región contra otra. Enfrenta a Quito con Guayaquil. Opone los ricos a los pobres, los trabajadores a los patronos.

Divide a los industriales de los comerciantes. Separa a los artesanos de los demás trabajadores. Desdeña  a la Policía dizque en provecho de las fuerzas Armadas y mientras tanto, provoca la hostilidad entre las ramas de éstas. Y todo para satisfacer su concupiscencia, para viajar noche y día, con agnados y cognados, con hato y garabato, a los Estados Unidos, a Europa, al Japón, a Conchinchina, etc.

895 - "Arosemena Andrade Carlos Alberto"
Pues de pocas horas la Patria estará manchada de sangre
Otro periódico dijo: “Fue Presidente durante un año. Hizo un Gobierno de orden y respeto democrático”. Hubo respeto mutuo entre los Ecuatorianos. Según otro diario: Fue un hombre que llevaba al seno del Estado la pulcritud de su vida. Respeto a todos y todos lo respetaron. En el Gabinete tenía a Secretarios de Estado que representaban todas las tendencias democráticas. Solamente tuvo votos en blanco (de los comunistas); de los congresistas que votaron para que él ocupe el cargo de Presidente por un año (habiendo sido 102 los votantes, su votación fue unánime). Sus ministros fueron: José Vicente Trujillo (abuelo de los actuales banqueros Ortega Trujillo), José Miguel García Moreno (su hijo es el Dr. Galo García Feraud), Ruperto Alarcón, Alfredo Pérez Guerrero, Raúl Clemente Huerta y Antonio Parra Velasco (este personaje culto y capaz en la profesión diplomática, fue su segundo Canciller, antes el Dr. Parra había sido Embajador para la reunión de apertura por primera ocasión de las Naciones Unidas). El Secretario Privado del Presidente Arosemena Tola, fue el Lcdo. José Salazar Barragán.

En su presidencia se pagó buena parte de la deuda pública. Fue el fundador de la Comisión de Tránsito del Guayas. Según un historiador, Arosemena Tola “creó instituciones para dar mayor libertad a las salas del progreso nacional”. Fue su gobierno de paz, de concordia y armonía y “bajó del poder con una respetabilidad mayor”, si se quiere, escribió un periodista notable de la época, porque supo cumplir su deber con serenidad, precisión y prudencia. La altitud de Quito minó su salud, y se puede decir que la Presidencia terminó con su vida. En 1948 hubo elecciones en su mandato Constitucional, existiendo un clima de irrestricta libertad electoral que amparó el derecho de los ecuatorianos (las elecciones del nuevo período presidencial inauguraron una etapa democrática que terminó, por destino de la vida, en 1963 con un golpe militar que derrocó a su hijo, Carlos Julio Arosemena Monroy, que ocupaba entonces la Presidencia).

Para terminar esta Primera Parte, Carlos Julio Arosemena Tola, fue sencillo, tranquilo; un trabajador incansable que dio muchos ejemplos a los ecuatorianos por su rectitud, honradez y dotes de organizador.

Una vez un amigo le conversaba que le había sucedido algo por ser demasiado honrado, Carlos Julio Arosemena Tola, le contestó “en la vida se es honrado o no se es honrado”.

Cuando otro banquero de la época publicaba escritos criticándolo, nunca le contestó, porque decía que sus amigos que creían en él iban a seguir teniendo la misma opinión con o sin respuesta y lo mismo pasaba con los que no creían en él, tampoco iban a cambiar de opinión si él contestaba esos insultos e injurias.

En lo que respecta el Comité Ejecutivo de Vialidad, el señor Antonio Mata Martínez dijo “fundada esta institución al calor de su clarísima inteligencia y dinámica acción tuvo como Director Principal hasta que la muerte inexorable segó esta vida ejemplar”.

Ocupa la Presidencia Constitucional de la República en 1947 (de Septiembre de ese año hasta Agosto del siguiente). En ese año, antes que fuera elegido por el Congreso en una sesión, primero Vicepresidente y momentos después Presidente, habían sido primeros mandatarios: Velasco, Coronel Mancheno, Suárez Veintimilla.
El diario La Nación en 1951 publicó el siguiente comentario “La voz unánime del Congreso vino a pedir al señor Arosemena que aceptara la Presidencia de la República para la que fue nombrado”. La modestia de este caballero lo obligó a excusarse reiteradamente varias horas.

Los telegramas y las delegaciones seguían llegando al Banco de Descuento, donde recibió la noticia; pero el Sr. Arosemena insistía en no aceptar tan alto honor. Carlos Julio Arosemena Tola, siguió la huella de sus antecesores y se dedicó a actividades bancarias, demostró gran dominio de los asuntos económicos. En una ocasión el Estado lo nombró interventor de un Banco que había liquidado y cuando recibe su honorario de S/.100.000,oo él se lo dona a la Junta de Beneficencia. Tuvo una gran adoración a su madre Catalina, a quien visitaba dos veces al día, de este ejemplo también aprende su hijo Carlos Julio. Fundó en 1920 el Banco de Descuento, que sigue siendo uno de los bancos más solventes del país, cuando él murió, había ocupado el Banco el primer puesto en Guayaquil.

Habiendo ocupado, la Gerencia del banco por 31 años, también desempeñó la presidencia de Lea, fue Director y presidente de la Junta de Beneficencia, habiendo construido en Guayaquil el Hospital Enrique Sotomayor, gracias a la donación del filántropo a cuyo nombre se lo hizo. En la junta de Beneficencia como presidente luchó y terminó con la peste que azotaba a la ciudad de Guayaquil. Era tal su desprendimiento material que cuando muere no deja una fortuna económica.

Fue uno de los fundadores del Comité Ejecutivo de Vialidad, donde llegó a manejar más de S/.300’000.000,oo que se utilizaron en la construcción de puentes y carreteras. Su sobrino, Guillermo Arosemena Coronel, fue uno de los mentalizadores de la idea del Comité de Vialidad, siendo el que trabajó directamente en la planificación de las obras viales. Cuando muere, Carlos Julio Arosemena tenía solamente S/.11.000,oo de acciones en el Banco de Descuento. Funda el Banco con accionistas de la Provincia del Austro, Provincias del centro, pero la mayoría eran de Guayaquil. El capital inicial fue de S/.5’000.000,oo. Siendo uno de los que le ayudaron a fundarlo, el señor Lautaro Aspiazu (abuelo del actual periodista de Ecuavisa Roberto Aspiazu).

896 - "Arosemena Luis"
En 1885 se avecinaba pues una batalla con el Banco Internacional de Guayaquil para entrar en la lucha el Banco del Ecuador debía fortalecerse por todos los medios a su alcance. De primera instancia resolvió aumentar el capital en 500.000 pesos. Las 30 acciones mayores nuevas, de 10.000 pesos cada una, fueron suscritas prontamente. Bueno es conocer los suscriptores, porque entre estos más de uno figurarían luego como accionistas del nuevo banco: José María Aragundi 1 acción, E.M. Arosemena 3, Manuel Baluarte 1, Ana Bonin Puig 1, J.M. Butler 1, Luis Costa 1, Duran & Cia. 1, E.W. Garbe 1, P.P. García Moreno 1.T

897 - "Arosemena Tola Carlos Julio"
El triunvirato formado por Luis Larrea Alba, Humberto Albornoz y Luis Maldonado Tamayo recibió la dimisión de Mancheno; pero obviamente según la constitución el que debía ocupar el Solio, era el Vicepresidente de la República, en este caso el Dr. Mariano Suárez Veintimilla, quien comprendiendo que peligraba la paz del Estado, si continuaba en el cargo al que tenía derecho, abrió el camino para una honrada transición política, convocando a un Congreso Extraordinario el 11 de Septiembre de 1947. Reunido éste y después de larga deliberación nombró como Presidente Constitucional interino de la República al esclarecido caballero Guayaquileño Carlos Julio Arosemena Tola y Vicepresidente al austero político Don José Rafael Bustamante.

Fundador del Banco de Descuento hacia 1920 ejerciendo su Gerencia hasta el día de su muerte acaecía el 20 de Febrero de 1952. Encomiástica su labor como Director principal de la Junta de Beneficencia de Guayaquil de tanta solera en el campo de la filantropía. Destacado su empeño como presidente de la Liga Ecuatoriana Antituberculosa (LEA). Por su dinamismo mereció, además, ser designado Director Ejecutivo del Comité de Vialidad.

Dr. Carlos Julio Arosemena Tola, inicia su régimen constitucional el 17 de Septiembre de 1947 y renuncia el 31 de Agosto de 1948.

Encargado del poder el 17 de Septiembre de 1947 – 31 Agosto Dr. Carlos Julio Arosemena Tola, Presidente del Congreso.

898 - "Arosemena Merino Pablo"
Banco del Ecuador
Funcionarios 1922
Presidente: Juan Illingworth
Vicepresidente: Lizardo García
Secretario José Antonio Campos
Directores Principales: José Rodríguez Bonín, Francisco Ignacio Jimenez, Antonio Madinyá, Lascano, Rodrigo Puig-Mir y Bonin

Directores Suplentes: Juan Antonio Calvo Fernandez, Luis Orrantia, Juan Marcos y Rigoberto Sanchez Bruno

Gerentes: Eduardo Game y Pablo Arosemena
Comisarios Principales: Alfredo Cartwrigth y Francisco Alvarado
Comisarios Suplentes: Francisco y José Robles

899 - "Arosemena Merino Pablo"
1611 – 1616: Maestre de Campo Cristóbal de Arostegui. (Nombrado por el Rey en 1608)
Teniente de Corregidor: Toribio de Castro Guzmán

900 - "Arquiano Lorenzo"
El público espectador tuvo ocasión de presenciar, en 1805, según Destruge, “uno de los casos muy raros en verdad, de hundimiento de una nave a tiempo de lanzarla al agua; y ello sucedió con un buque de alto bordo, propiedad de don José María Berdugo, el que se fue de proa al fondo, a causa de descuidos en la operación. Pero fue salvado por don Lorenzo Arquiano, quien obtuvo éxito en los trabajos que dirigió para poner a flote el buque”

901 - "Arzube Cordero Juan Bautista"
La casa cuna de su fundación en Guayaquil 1921
Gran concierto de la Cruz Roja de Guayaquil 1932
Rarezas Clínicas y patológicas.- Librería e imprenta Gutemberg. Guayaquil 1915 – 28 págs., grabados 21.5 cm.

902 - "Arteaga Antonio"
Abogado 1840
Fiscal de la corte Superior del  Azuay 1846
Presidente de la Corte Superior del Azuay 1850
Presidente del Consejo de Cuenca 1856 – 1857

903 - "Arteaga Valencia Pedro"
Miembro de la Hermandad y Cofradía de Nuestras Señora de los 7 dolores y compasión, de la recolecta dominicana de Nuestra Señora de la Peña de Francia, en 1600 en Qutio

904 - "Arteaga Moisés"
Moisés Arteaga, redactor del periódico . “La Soberanía” en 1833. Redactor del periódico “El Pueblo” en 1891.

Moisés Arteaga  uno de los indicadores  del teatro en Cuenca, talentoso y valiente; hombre de letras, abogado y periodista, tuvo especial actuación el 83, en la campaña contra Veintimilla, cuya derrota en Quito selló la sangre de su heroico hermano; fue elocuente defensor de Vargas Torres y si con tendencias al liberalismo, no pudo convenirse con los liberales de esta tierra; de ahí que espigara laureles en la lucha de Vega contra Alfaro, Ímpetu y violencia, signos fueron de su carácter, achaques que obstaron al abogado a dejar relevante su recuerdo en el foro, tal como ha quedado en las dípticas universitarias; repitiéndose su nombre con el de los maestros de más alta talla. Redactor del periódico “El Criterio” 1895. Cuenca.
El doctor Moisés Arteaga, en cuya casa se ofrecían con frecuencia representaciones de arte, escribe para las tablas una producción de argumento nacional, en la que figura como protagonista el Presidente García Moreno.

1911, ¿Por qué Zaherirle, al Dr. Carrera cuando habla de su república del Guayas, y decirle soquete al Dr. Moisés Arteaga cuando insiste en sus ciudades hanseáticas del Azuay y bosques anexos y colindantes?

Diputado por el Azuay 1898 – 1899
Doctor en Jurisprudencia el 8 de Marzo de 1877
Abogado
Ministro de la Corte Superior del Azuay – 1898
Profesor de la Universidad del Azuay – 1911
Decano de la Facultad Jurisprudencia de Cuenca 1911 – 1914
Miembro del Consejo Cantonal de Cuenca
Vicepresidente del Consejo Cantonal de Cuenca 1912
Senador por Azuay – 1912 – 1914
Decano de la Facultad de Jurisprudencia 1912
Rector del Colegio Benigno Malo 1913
Intendente de Policía de Cuenca 1892 – 1895

Un juicio en los Tribunales Eclesiásticos Guayaquil 1879 – Imprenta de Calvo y Cia.
Programa razonado de algunos capítulos de Derecho Constitucional en 1896 – Cuenca 1915
El suicidio – Revista científica y literaria de la Universidad del Azuay – Cuenca
Programa Razonado de algunos capítulos del Derecho Constitucional en 1896. Cuenca Imp. De la Universidad 1915

El Dr. Arteaga Moisés, en cuya casa se ofrecían con frecuencia representaciones de arte, escribe para las tablas una producción de argumento nacional, en la que figura como protagonista el Presidente García Moreno.

905 - "Arteaga Bartolomé"
En 1773 en Guayaquil aparece otro maestro mayor de barberos: Bartolomé Arteaga, que es reelegido en 1774 y en 1775.

En 1796 se nombró maestro mayor de barberos a Manuel Bravo. Por haberse ausentado a Lima, en Agosto se designó como reemplazo a un tal Pedro cuyo apellido no consignó el escribano, pese a que compareció y se posesionó de inmediato. A los pocos meses era sustituido por Bartolomé Arteaga.

906 - "Arteaga Herminio"
Ayudante Jefe de Estado Mayor División del Sur 1895
Diputado por Azuay – 1900 – 1901
Intendente General del Azuay – 1908
Gobernador del Azuay – 1908

907 - "Arteaga Juan"
Presbítero
Maestro de Ceremonias Catedral de Cuenca - 1851

908 - "Arteaga Manuel"
Agente Fiscal del Azuay – 1903
Doctor en Jurisprudencia el 15 de Octubre de 1884

909 - "Arteaga Miguel Pio"
Presbítero
Diputado por Cuenca – 1848
Prebendado Catedral de Cuenca – 1851
Canónigo de dos instituciones – Catedral de Cuenca – 1867 – 1872
Falleció el 3 de Diciembre de 1872

910 - "Arteaga Pio Antonio"
Abogado
Ministro Fiscal Corte Superior Azuay – 1846
Coronel
Diputado por Cuenca – 1848 – 1849
Falleció el 10 de Enero de 1883

911 - "Arteaga y Calisto Ignacio"
Don Ignacio de Arteta y Calisto ejercía entonces el cargo de Corregidor y justicia Mayor; el 24 de Agosto de 1809 expidió un auto por el cual se mandaba al vecindario a ratificar el acta constitucional y sanciones de la muy noble y muy leal ciudad de Quito. Además, para que este acto solemne se verificase el Domingo 27 de Agosto de la Iglesia Matriz, convocó por medio de oficios al vicario Juez Eclesiástico a los representantes de la autoridad judicial, a los que desempeñaban oficios concejales, a los jefes de las compañías de Dragones y milicias, a los curas Comarcanos a los padres de las Religiones, al representante y gremio de comerciantes, a los administradores de las rentas reales, a los escribanos y subalternos del juzgado.

912 - "Arteaga Lavayen Ruperto"
Ayudante Comp. Hacheros 13 de Octubre de 1907 – 1908 – 1909 – 1910
Comandantes Hacheros 12 de Febrero de 1910 – 1911 – 1912 – 1913 – 1914 – 1915 – 1916 – 1917 – 1918

Comandante Comp. Salvadores 14 de Agosto de 1925 – 1926 –1927 – 1928 – 1929 – 1930 – 1931 1932 – 1933 – 1934 – 1935 – 1936 – 1937 – 1938 – 1939 – 1940 – 1941 – 1942 – 1943 – 1944 –1945 – 1946 – 1947 – 1948

Medalla al mérito el 22 de Septiembre de 1948
Medalla de Primera Clase 20 de Septiembre de 1930

913 - "Arteta y Larrabeitia Joaquín"
Pese a que recibiera algunos miles de pesos, la exigencia tremenda de Juan Pio Montúfar y Larrea de la Junta de Temporalidades de Quito determina para que vendría la hacienda de pasuchoa, el 6 de Marzo de 1794, a don Joaquín de Arteta y Larrabeitia, en 4.400 pesos: 2.400 a censos y los 2.000 en efectivo.

914 - "Arteta Pedro"
En Diciembre de 1782 adquirió a la Junta de Temporalidades, de Quito las haciendas “El Palmar” que había sido del Colegio de los Jesuitas en Guayaquil, en la cantidad de 21.271 pesos, pagando de contado 1.200 y el resto a plazos.

915 - "Arteta Calisto Pedro José"
Al fin fue elegido don Pedro José Arteta, vicepresidente de la República, en 1863, después de la renuncia del Dr. Antonio Borrero Cortázar.

916 - "Arteta Damián de"
El Alcalde del Cabildo de Guayaquil “aquejado de notorios males sin poder recuperar salud perfecta, por disposición de los médicos, para recobrarla, se le hace preciso mudar de clima a distinta provincia”.

917 - "Arteta Calisto Pedro José"
Luego que el Sr. Carrión elevó en 1867 su renuncia, quedó encargado del poder Ejecutivo el Sr. José Arteta, Vicepresidente, quien convocó al pueblo a elecciones. Continuaba García Moreno de único elector, y él designó como candidato al Dr. Javier Espinosa era hombre conocido por sus prendas. “Hombre adecuado para las circunstancias, admitido por todos los partidos, Espinosa servirá de lazo de unión y concordia”, dijo Montalvo.

Espinosa fue, por fin, elegido: Arteta convocó Congreso Extraordinario, con objeto de que diera la investidura de Presidente al elegido: el Congreso se reunió en Enero de 1868 y practicó el escrutinio.
Hijo de don Joaquín de Arteta y Labarreytia; nacido en Guayaquil y de doña Leonor Calisto y Muñoz ; nacida en Quito. Nació en Quito en 1798. Hizo sus estudios en la universidad de Santo Tomás, y fue recibido Abogado de los Tribunales de Colombia en 1823. Fue rector de la Universidad de Quito, Diputado a la Asamblea Constituyente del Estado del Ecuador, reunida en Riobamba en 1830, y representante a varias Legislaturas posteriores y ocupó el cargo más elevado en la República, de conformidad con los distinguidísimos méritos que le constituían uno de los Ecuatorianos más ilustres de su tiempo.

En 1843 había ofrecido ese cargo de Vicepresidente de la República, a Pedro José Arteta “El más renombrado pariente político del General Flores y su leal amigo”. (cuñado) pero luego se la dio a Marcos.
En Agosto de 1830 el congreso dirigido por José Fernández Salvador como Presidente y Nicolás Arteta como Vicepresidente. De secretario actuaba su hermano de éste, Pedro José Arteta Calisto.

En 1867 renunció el mencionado Gabinete formado por Rafael Carvajal, Manuel de Ascásubi y Bernardo Dávalos, al igual que funcionarios de la administración, en términos tales, que el mismo Carrión  con rubor tuvo que abandonar la poltrona Presidencial el 6 de Noviembre de 1867. Se encargó del poder el Vicepresidente de la República, el Riobambeño don Pedro José Arteta y Calisto. Admitida la renuncia de Carrión el 6 de Noviembre de 1867, se encargó al día siguiente del Poder Ejecutivo al Dr. Pedro José Arteta. La Universidad de Santo Tomás se gloriaba de que el Dr. Arteta, joven todavía, pues solo contaba treinta años, haya sido el primer rector en la época republicana. Su figura era conocida en los recintos legislativos, en donde había participado, desde la primera convención de 1830 como secretario, hasta la de 1867 como Vicepresidente. “Siempre hablaba con mucha concisión. Pero tenía la ventaja de sostener los más sanos principios en el orden religioso, político y administrativo. Aunque cuñado de Flores, le llamó a Arteta” “Artero, hombre vano, pedante y orgulloso, que ocupa a la vez nueve destinos y que jamás ha desempeñado bien alguno”. Conoció también el confino a raíz de la posesión del Gobierno provisional de José Joaquín de Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa en 1845. En 1846 prefirió expatriarse al Perú. Pasados los días de tempestad, fue nombrado por el Congreso de 1847 Ministro de la Corte Suprema de Justicia. Fue el primero en ofrecer sus servicios en situaciones delicadas para la Nación (1851) con Noboa su primo Hermano. Nuevamente le cupo la suerte del extrañamiento después de la caída de Noboa. Largos años pasó oculto fuera de Quito, ya en Cuenca ya en otros lugares: Elegido por el pueblo para formar el Gobierno Provisional de 1859, luego de la dimisión de Robles, mas tuvo que renunciar porque habiendo sido Floreano no les convenía a los jefes supremos suplentes (García Moreno y Carrión). Pacífico Chiriboga en su lugar. En 1860 después de la épica batalla de Guayaquil le encontramos como diputado de la provincia de Pichincha.

La convención le nombró para consejero de Estado y Ministro de la Corte Suprema. No alcanzó en 1864 la Vicepresidencia, más en 1867 todos los ciudadanos, como dice el Dr. Tobar Donoso se prestaron a depositar en las ánforas electorales el nombre del insigne Patricio, cuya acrisolada modestia le hacía resplandecer con radiante luz 16.000 sufragios, fueron el testimonio de adhesión al anciano político, exento de odios. Encargado del poder Ejecutivo desde el 7 de Noviembre de 1867, uno de sus primeros actos fue restablecer en sus destinos a los ministros. Por excusa del último desempeño, el Ministerio de Guerra al Gral. Francisco Salazar, dispuso enseguida la elección del Presidente, que fue pronta, pacífica, libre y recayó en el Dr. Javier Espinosa, con cuya posesión el 20 de Enero de 1868, terminó el ejercicio de ese cargo el Dr. Arteta. Pero, el que en realidad dio el peso de la balanza en esta nueva elección fue el mismo García Moreno pues creía que Espinosa “es el mejor de los Presidentes.

Queda muy satisfecho de su elección, como le escribe un amigo: “El candidato que he presentado, el católico y virtuoso Javier Espinosa, ha sido aceptado con entusiasmo, aun por cierto número de rojos”. El candidato en realidad que tiene 52 años es un hombre de bien. Ocupaba el cargo de Fiscal de la Corte Suprema. Como Carrión, ha servido durante la administración de Urbina; pero renunció valerosamente a su cargo de Ministro por no autorizar con su firma la expulsión de los Jesuitas. No hay otro candidato que él. Triunfa, naturalmente en las elecciones, y jura en la catedral el 20 de Enero de 1869. Y nombra Ministro del Interior a su primo hermano Camilo Ponce.

En cuanto el Dr. Pedro José Arteta le sobrevino la muerte cinco años después de su gestión cuando se encontraba en una fiesta de familia (cuatro de Agosto de 1873).

Correspondió al orador sagrado Dr. Vicente Cuesta hacer el elogio de sus virtudes en la oración fúnebre. “Fue el Dr. Arteta de mediana estatura, gordo, no delgado; de andar mesurado, airoso; cabeza proporcionada, cubierta de pelo oscuro que ordinariamente terminaba en bucle y le tapaba parte de la oreja; frente no espaciosa, con entradas apenas perceptibles; ojos pardos de regular tamaño y mirada apacible; nariz corba y abultada; boca más bien grande que pequeña, de labios delgados aunque ancho el superior, casi recto el término de la barba; rostro abultado, rasurado siempre, cuellicorto y de conjunto noble y agradable” (1888).

Por renuncia del Dr. Jerónimo Carrión Presidente Constitucional de la República, El Vicepresidente de la República, Pedro José de Arteta, en conformidad con la Constitución vigente, se hace cargo del Poder Ejecutivo, Noviembre 7 de 1867 – Enero 19 de 1868.

Encargado del Poder el 7 Noviembre de 1867 – 20 de Enero de 1868; Pedro José de Arteta Vicepresidente de la República.

El Dr. Pedro José Arteta, nacido en 1797, siguió sus estudios en el Seminario Jesuita de San Luis. Fue bachiller en Derecho Civil y Derecho Canónigo, desempeñó el cargo de Procurador Síndico de la Universidad de Santo Tomás de Aquino, Vicerrector y Rector de la Universidad Central, Secretario de la convención de Riobamba de 1840, Senador y Diputado en varias legislaturas, miembro del Gobierno Provisional de 1859, Vicepresidente de la República y encargado del Poder Ejecutivo en 1868. Fue Rector de la Universidad en 1829. Una vida honrada con altos cargos y distinciones. Falleció en el año de 1873.
Por su parte, el doctor Pedro José Arteta y Calisto fue uno de los más preclaros varones del Ecuador de su tiempo; los maestros que cultivaron sus virtudes y desarrollaron su inteligencia fueron los doctores Manuel Orejuela y José Parreño, quienes tuvieron del futuro abogado el mejor de los conceptos, ya que en juventud había dado muestras de gran talento y notoria instrucción.

El señor Arteta recibió a los 23 años el título de doctor en Jurisprudencia y ese mismo año, 1820, fue nombrado Alcalde de la Hermandad de la Capital y cuatro años más tarde, al liberarse en las alturas de los Andes la Batalla de Pichincha, el Libertador confió en el patriotismo de este personaje al conferirle el despacho de capitán de las milicias que se organizaron en Quito.

Fue también diputado del Congreso de Colombia, secretario del Congreso de Riobamba de 1830, contador general del Distrito del sur, Ministro de Interior, presidente del Senado y de la Corte.

Suprema de Justicia. Del mismo modo, el Dr. Arteta fue el primer rector de la Universidad Central de Quito.

918 - "Arteta de Labarreytia Pedro José"
Nació en Guayaquil, el 12 de Mayo de 1743 y fue bautizado en la Iglesia Matriz el 23 de los mismos, ocupó muy honrosos cargos de Cabildo: Fue Alcalde Ordinario varios años y Procurador General de la ciudad. Hizo sus estudios en Quito, en cuya Real Universidad de San Tomás se graduó de Doctor in-utroque jure. Tuvo título de Capitán de Caballería. En 1791 vistió el hábito de Caballero de Calatrava, mediante brillantísimas pruebas de nobleza.

Murió don Pedro José de Arteta en Quito el 26 de Julio de 1796. Se había casado en Guayaquil con Doña Antonia de Santistevan y  Ruiz – Cano de noble ascendencia de Navarra, cuyo solar está cerca de Pamplona y lleva el nombre de Zaterena Santistevan.

919 - "Arteta y Calisto Ignacio"
Nació en Quito en 1778. Fue Capitán de Infantería y Corregidor de Ambato, en donde se hallaba cuando en Quito se proclamó la Independencia, el 1° de Agosto de 1809. Don Ignacio prestó obediencia a la Junta Soberana instalada en la Capital.

Se casó en 1818 con doña María Mercedes Garzón y Maximin, hija de don Andrés Garzón de Castilla y Torres natural de Cádiz y de doña Isabel Maximin y Barreiro.

920 - "Arteta de Larrabeytia Ignacio"
Fue Alcalde Ordinario del Cabildo de Guayaquil y Teniente Coronel del Batallón de blancos de aquella Plaza, empleo en que murió en 1779 en Guayaquil.

921 - "Arteta de Larrabeytia Damián"
Fue Alcalde Ordinario, Procurador y Juez del Comercio de Guayaquil; fue abogado de la Real Audiencia de Quito, graduado en la Universidad de Santo Tomás y Capitán de Granaderos de su ciudad natal.

922 - "Arteta Ignacio"
En Ambato, don Ignacio Arteta y Calisto ejercía el cargo de Corregidor y Justicia Mayor. Expide un auto el 24 de Agosto, persuadiendo al vecindario para que ratificara el acta constitucional de la muy leal ciudad de Quito.

923 - "Arteta Montes Andrés"
Ayudantes Salvadores el 29 de Agosto de 1925 – 1926 – 1929
Comandantes Salvadores el 22 de Octubre de 1949 – 1950 – 1951 – 1952 – 1953 – 1954 – 1955

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada